Dos amigos salen de un bar bastante perjudicados y uno le dice al otro:

– Creo que me iré a casa, mi mujer me estará esperando para jugar al exorcista.
– ¿El exorcista? ¿Y cómo se juega?
– Pues mientras ella me echa el sermón yo vomito.

[Vía]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *